Mi aventura por Europa de oro…PARTE 1

Por Ana Carolina Burgos

Hace aproximadamente un año atrás estaba ultimando detalles para lo que sería una de las mejores decisiones que tomé en mis 28 años; recuerdo haber ido a mi agencia de viajes y ver un catálogo con diferentes opciones de tours a lo largo de Europa. Cada página resultaba emocionante y más ansiedad me daba de viajar.

Luego de comparar precios y analizar fechas y demás cuestiones, me decidí por el “Tour Europa de Oro” y así fue como comienza mi aventura.

Salí desde Córdoba Capital un 16 de diciembre de 2014. Recuerdo que mi papá no estaba muy de acuerdo con semejante viaje que implicaba 25 días recorriendo diferentes países, pero yo necesitaba hacerlo, necesitaba salir a ver el mundo, tener experiencias diferentes, conocer gente nueva. En ese período había iniciado una relación, mi novio lo comprendió y me esperó. Fue tan importante para mí que entendiera que era una asignatura pendiente que yo tenía y que sentía que era el momento.

Primera parada Ezeiza, dioss! El tiempo no pasaba más! Era una mezcla de nervios, ansiedad, felicidad aún no caía en real cuenta que me esperaban unos días maravillosos e inolvidables… y así, luego de varias horas de vuelo, llegué a Madrid. Estaba fresco, un atardecer de otoño, quería llegar al hotel y conseguir un mapa; por suerte la persona que me fue a buscar al aeropuerto me dijo que lugares podía visitar con algunos consejitos.

Una de las particularidades de mi viaje fue que me había propuesto conocer todos los bares Hard Rock que pudiera y comprar una guitarrita en cada uno de ellos (o al menos sacarme una foto en su entrada). Tanto a mi novio como a mí nos encanta y la verdad es que me sentía una emperadora “conquistando” cada uno de ellos en los países que iba visitando, pero dependía del tiempo que tuviera para recorrer las ciudades. Al principio iba sola pero después mis amigos mexicanos también empezaron a acompañarme. Así fue que conocí el de Madrid, París, Ámsterdam, Venecia, Londres (que es el primero de los bares) y Barcelona. Ahora mi novio tiene su colección de guitarritas (pines) en su mueble.  Lo curioso que el Hard Rock de Argentina lo conocí a mi regreso.

Empecé a ambientarme en Madrid, ya debía preparar mi mochila para la primera excursión a la cápsula del tiempo… Toledo. No podía dejar de maravillarme por las cosas que iba descubriendo, cada foto que quería sacarme era la oportunidad de ponerme a conversar con otras personas, sólo era cuestión de sacarme un poco la timidez.

Un par de días más en Madrid y ya voy preparando mi partida hacia Francia; integraba un tour con pasajeros mexicanos, colombianos y dos chicas que eran de Puerto Rico. Estuvimos con un guía (que la verdad se portó excelente con nosotros), hasta Frankfurt y luego nos lo cambiaron porque el tour de dividió ya que los pasajeros teníamos itinerarios diferentes.

Retomando al recorrido y ya habiendo pasado por Burgos y Burdeos, en la visita del Castillo de Chambord (Francia), hago mi primer amiga: una mexicana muy simpática, Elena quien viajaba sola también al igual que yo y era profesora en la Universidad. Hasta que llegamos a París fuimos conversando y realmente me cayó muy bien.

Finalmente llegamos a París!!! Que emoción que tenía al ver la avenida de los Campos Elyseos toda iluminada por la navidad, el arco del triunfo tan imponente… hasta que nos sorprendieron parándonos en una especie de playón… y de pronto…. Un show de luces en la torre Eiffel!!!! Maravilloso!!!! Era una noche muy fría pero valió la pena, increíble!!!!!!!!

Sólo daba gracias a Dios por tan hermosa oportunidad de conocer el mundo, y recordaba la frase de nuestro guía que decía que a medida que íbamos viajando y conociendo era aún más emocionante y que de verdad nos sorprenderíamos…

(Continuará)…

 

23 febrero, 2016